lunes, 30 de noviembre de 2015

Liturgia de las horas: 30 DE NOVIEMBRE LUNES I DE ADVIENTO SAN ANDRÉS APÓ...

Liturgia de las horas: 30 DE NOVIEMBRE LUNES I DE ADVIENTO SAN ANDRÉS APÓ...:             Del Común de Apóstoles. Salterio I   SAN ANDRÉS APÓSTOL. (FIESTA)   Andrés, natural de Betsaida, primero fue discípul...

Palabra de Dios diaria.: LECTURAS DEL LUNES I DE ADVIENTO 30 DE NOVIEMBRE S...

Palabra de Dios diaria.: LECTURAS DEL LUNES I DE ADVIENTO 30 DE NOVIEMBRE S...: Jesús les dijo: "Síganme y los haré pescadores de hombres". RESPUESTAS DE FE S.D.A. SAN ANDRÉS APÓSTOL ANTÍ...

sábado, 28 de noviembre de 2015

Liturgia de las horas: 28 DE NOVIEMBRE SÁBADO XXXIV DEL T. ORDINARIO

Liturgia de las horas: 28 DE NOVIEMBRE SÁBADO XXXIV DEL T. ORDINARIO:           De la Feria. Salterio II     OFICIO DE LECTURA   Si el Oficio de Lectura es la primera oración del día:   V. Señor ab...

Palabra de Dios diaria.: LECTURAS DEL SÁBADO XXXIV DEL T. ORDINARIO 28 DE N...

Palabra de Dios diaria.: LECTURAS DEL SÁBADO XXXIV DEL T. ORDINARIO 28 DE N...: Velen, pues, y hagan oración continuamente. RESPUESTAS DE FE S.D.A. SANTA CATALINA LABOURÉ RELIGIOSA MISA DE SANTA MA...

jueves, 26 de noviembre de 2015

Palabra de Dios diaria.: LECTURAS DEL JUEVES XXXIV DEL T. ORDINARIO 26 DE N...

Palabra de Dios diaria.: LECTURAS DEL JUEVES XXXIV DEL T. ORDINARIO 26 DE N...: Entonces verán venir al Hijo del hombre en una nube, con gran poder y majestad. RESPUESTAS DE FE S.D.A. SAN CONRADO OBI...

El Santo del Dia: 26 DE NOVIEMBRE SAN CONRADO OBISPO

El Santo del Dia: 26 DE NOVIEMBRE SAN CONRADO OBISPO: SAN CONRADO  OBISPO PALABRA DE DIOS DIARIA Etimológicamente significa “ consejero audaz”. Viene de la lengua alemana. ...

Liturgia de las horas: 26 DE NOVIEMBRE JUEVES XXXIV DEL T. ORDINARIO

Liturgia de las horas: 26 DE NOVIEMBRE JUEVES XXXIV DEL T. ORDINARIO:           De la Feria. Salterio II     OFICIO DE LECTURA   Si el Oficio de Lectura es la primera oración del día:   V. Señor ab...

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Liturgia de las horas: 25 DE NOVIEMBRE MIÉRCOLES XXXIV DEL T. ORDINARIO

Liturgia de las horas: 25 DE NOVIEMBRE MIÉRCOLES XXXIV DEL T. ORDINARIO:           De la Feria. Salterio II     OFICIO DE LECTURA   Si el Oficio de Lectura es la primera oración del día:   V. Señor ab...

El Santo del Dia: 25 DE NOVIEMBRE SANTA CATALINA DE ALEJANDRÍA VIRG...

El Santo del Dia: 25 DE NOVIEMBRE SANTA CATALINA DE ALEJANDRÍA VIRG...: SANTA CATALINA DE ALEJANDRÍA  VIRGEN Y MÁRTIR PALABRA DE DIOS DIARIA Santa Catalina, mártir, que, según la tradición, fue...

martes, 24 de noviembre de 2015

Liturgia de las horas: 24 DE NOVIEMBRE MARTES XXXIV DEL T. ORDINARIO SAN ...

Liturgia de las horas: 24 DE NOVIEMBRE MARTES XXXIV DEL T. ORDINARIO SAN ...:             Del Común de varios mártires.       SANTOS ANDRÉS DUNG-LAC, presbítero, y compañeros, mártires. (MEMORIA)   Durante...

lunes, 23 de noviembre de 2015

Palabra de Dios diaria.: LECTURAS DEL LUNES XXXIV DEL T. ORDINARIO 23 DE NO...

Palabra de Dios diaria.: LECTURAS DEL LUNES XXXIV DEL T. ORDINARIO 23 DE NO...: En su pobreza, ha dado todo lo que tenía para vivir. RESPUESTAS DE FE S.D.A. SAN CLEMENTE I PAPA Y MÁRTIR BEATO MIGUEL ...

Liturgia de las horas: 23 DE NOVIEMBRE LUNES XXXIV DEL T. ORDINARIO

Liturgia de las horas: 23 DE NOVIEMBRE LUNES XXXIV DEL T. ORDINARIO:         De la Feria. Salterio II     OFICIO DE LECTURA   Si el Oficio de Lectura es la primera oración del día:   V. Señor abre ...

domingo, 22 de noviembre de 2015

Liturgia de las horas: 22 DE NOVIEMBRE DOMINGO SOLEMNIDAD DE NUESTRO SEÑO...

Liturgia de las horas: 22 DE NOVIEMBRE DOMINGO SOLEMNIDAD DE NUESTRO SEÑO...:             De la solemnidad.       NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, REY DEL UNIVERSO. (SOLEMNIDAD)   OFICIO DE LECTURA   Si el Ofic...

jueves, 19 de noviembre de 2015

El Santo del Dia: 20 DE NOVIEMBRE SAN EDMUNDO REY Y MÁRTIR

El Santo del Dia: 20 DE NOVIEMBRE SAN EDMUNDO REY Y MÁRTIR: SAN EDMUNDO REY Y MÁRTIR PALABRA DE DIOS DIARIA Offa es rey de Estanglia. Un buen día decide pasar el último tramo de su...

Liturgia de las horas: 19 DE NOVIEMBRE JUEVES XXXIII DEL T. ORDINARIO

Liturgia de las horas: 19 DE NOVIEMBRE JUEVES XXXIII DEL T. ORDINARIO:               De la Feria. Salterio I     OFICIO DE LECTURA   Si el Oficio de Lectura es la primera oración del día:   V. Señ...

miércoles, 18 de noviembre de 2015

Liturgia de las horas: 18 DE NOVIEMBRE MIÉRCOLES XXXIII DEL T. ORDINARIO

Liturgia de las horas: 18 DE NOVIEMBRE MIÉRCOLES XXXIII DEL T. ORDINARIO:       De la Feria. Salterio I     OFICIO DE LECTURA   Si el Oficio de Lectura es la primera oración del día:   V. Señor abre mis ...

LECTURAS DE LA EUCARISTÍA 18 DE NOVIEMBRE DE 2015


LECTURAS DE LA EUCARISTIA Y REFLEXION.  XXXIII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO-B-  MIERCOLES 18 DE NOVIEMBRE DE 2015 
NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO DE CHIQUINQUIRÁ 
Dedicación de Las Basílicas de San Pedro y San Pablo Apóstoles 
Hch 28, 11-16. 30-31; Sal 16; Mt 14,22-33. 
ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 73, 20. 19. 22. 23 
  
Acuérdate, Señor, de tu alianza; no olvides por más tiempo la suerte de tus pobres. Levántate, Señor, a defender tu causa; no olvides las voces de los que te buscan. 
  
ORACIÓN COLECTA 
  
Dios todopoderoso y eterno, a quien, enseñados por el Espíritu Santo, invocamos con el nombre de Padre, intensifica en nuestros corazones el espíritu de hijos adoptivos tuyos, para que merezcamos entrar en posesión de la herencia que nos tienes prometida. Por nuestro Señor Jesucristo... 
  
LITURGIA DE LA PALABRA 
  
PRIMERA LECTURA 
  
El creador del mundo les devolverá el alimento y la vida. 
  
Del segundo libro de los Macabeos: 7, 1. 20-31 
  
En aquellos días, arrestaron a siete hermanos junto con su madre. El rey Antíoco Epífanes los hizo azotar para obligarlos a comer carne de puerco, prohibida por la ley. Muy digna de admiración y de glorioso recuerdo fue aquella madre que, viendo morir a sus siete hijos en el espacio de un solo día, lo soportó con entereza, porque tenían puesta su esperanza en el Señor. Llena de generosos sentimientos y uniendo un temple viril a la ternura femenina, animaba a cada uno de ellos en su lengua materna, diciéndoles: "Yo no sé cómo han aparecido ustedes en mi seno; no he sido yo quien les ha dado el aliento y la vida, ni he unido yo los miembros que componen su cuerpo. Ha sido Dios, creador del mundo, el mismo que formó el género humano y creó cuanto existe. Por su misericordia, él les dará de nuevo el aliento y la vida, ya que por obedecer sus santas leyes, ustedes la sacrifican ahora". Antíoco pensó que la mujer lo estaba despreciando e insultando. Aún quedaba con vida el más pequeño de los hermanos y Antíoco trataba de ganárselo, no sólo con palabras, sino hasta con juramentos le prometía hacerlo rico y feliz, con tal de que renegara de las tradiciones de sus padres; lo haría su amigo y le daría un cargo. Pero como el muchacho no le hacía el menor caso, el rey mandó llamar a la madre y le pidió que convenciera a su hijo de que aceptara, por su propio bien. El rey se lo pidió varias veces, y la madre aceptó. Se acercó entonces a su hijo, y burlándose del cruel tirano, le dijo en su lengua materna: "Hijo mío, ten compasión de mí, que te llevé en mi seno nueve meses, te amamanté tres años y te he criado y educado hasta la edad que tienes. Te ruego, hijo mío, que mires el cielo y la tierra, y te fijes en todo lo que hay en ellos; así sabrás que Dios lo ha hecho todo de la nada y que en la misma forma ha hecho a los hombres. Así, pues, no le tengas miedo al verdugo, sigue el buen ejemplo de tus hermanos y acepta la muerte, para que, por la misericordia de Dios, te vuelva yo a encontrar con ellos". Cuando la madre terminó de hablar, el muchacho dijo a los verdugos: "¿Qué esperan? No voy a obedecer la orden del rey; yo obedezco los mandamientos de la ley dada a nuestros padres por medio de Moisés. Y tú, rey, que eres el causante de tantas desgracias para los hebreos, no escaparás de las manos de Dios".  
Palabra de Dios.  
Te alabamos, Señor. 
  
SALMO RESPONSORIAL 
  
Del salmo 16, 1. 5-6. 8.15  
R/. Escóndeme, Señor, bajo la sombra de tus alas. 
  
Señor, hazme justicia y a mi clamor atiende; presta oído a mi súplica, pues mis labios no mienten. R/. 
  
Mis pies en tus caminos se mantuvieron firmes, no tembló mi pisada. A ti mi voz elevo, pues sé que me respondes. Atiéndeme, Dios mío, y escucha mis palabras. R/.  
Protégeme, Señor, como a las niñas de tus ojos, bajo la sombra de tus alas escóndeme, pues yo, por serte fiel, contemplaré tu rostro y al despertarme, espero saciarme de tu vista. R/. 
  
ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Jn 15, 16 
  
R/. Aleluya, aleluya. 
  
Yo los he elegido del mundo, dice el Señor, para que vayan y den fruto y su fruto permanezca. R/. 
  
EVANGELIO 
  
¿Por qué no pusiste mi dinero en el banco? 
  
Del santo Evangelio según san Lucas: 19, 11-28 
  
En aquel tiempo, como ya se acercaba Jesús a Jerusalén y la gente pensaba que el Reino de Dios iba a manifestarse de un momento a otro, Él les dijo esta parábola: "Había un hombre de la nobleza que se fue a un país lejano para ser nombrado rey y volver como tal. Antes de irse, mandó llamar a diez empleados suyos, les entregó una moneda de mucho valor a cada uno y les dijo: 'Inviertan este dinero mientras regreso'. Pero sus compatriotas lo aborrecían y enviaron detrás de él a unos delegados que dijeran: 'No queremos que éste sea nuestro rey'. Pero fue nombrado rey, y cuando regresó a su país, mandó llamar a los empleados a quienes había entregado el dinero, para saber cuánto había ganado cada uno. Se presentó el primero y le dijo: 'Señor, tu moneda ha producido otras diez monedas'. Él le contestó: 'Muy bien. Eres un buen empleado. Puesto que has sido fiel en una cosa pequeña, serás gobernador de diez ciudades'. Se presentó el segundo y le dijo: 'Señor, tu moneda ha producido otras cinco monedas'. Y el señor le respondió: 'Tú serás gobernador de cinco ciudades'. Se presentó el tercero y le dijo: 'Señor, aquí está tu moneda. La he tenido guardada en un pañuelo, pues te tuve miedo, porque eres un hombre exigente, que reclama lo que no ha invertido y cosecha lo que no ha sembrado'. El señor le contestó: 'Eres un mal empleado. Por tu propia boca te condeno. Tú sabías que yo soy un hombre exigente, que reclamo lo que no he invertido y que cosecho lo que no he sembrado, ¿por qué, pues, no pusiste mi dinero en el banco para que yo, al volver, lo hubiera recobrado con intereses?' Después les dijo a los presentes: 'Quítenle a éste la moneda y dénsela al que tiene diez'. Le respondieron: `Señor, ya tiene diez monedas'. Él les dijo: 'Les aseguro que a todo el que tenga se le dará con abundancia, y al que no tenga, aun lo que tiene se le quitará. En cuanto a mis enemigos, que no querían tenerme como rey, tráiganlos aquí y mátenlos en mi presencia' ". Dicho esto, Jesús prosiguió su camino hacia Jerusalén al frente de sus discípulos.  
Palabra del Señor.  
Gloria a ti, Señor Jesús. 
  
ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS 
Recibe benignamente, Señor, los dones de tu Iglesia, y, al concederle en tu misericordia que te los pueda ofrecer, haces al mismo tiempo que se conviertan en sacramento de nuestra salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor. 

REFLEXION: 

2 Mac. 7, 1. 20-31. El Señor me lo dio; el Señor me lo quitó. ¡Bendito sea Dios!, pues si para el Señor vivimos, también para Él morimos, pues ya sea por nuestra vida, ya sea por nuestra muerte, el Señor será siempre glorificado en nosotros. Él nos creó; y Él nos llama a la vida eterna. Seamos fieles al Señor; no juguemos entre el bien y el mal; no queramos hacer convivir en nosotros a Dios y al Demonio. Si somos del Señor, vivamos para Él. Reafirmemos nuestra fe en que la muerte no tiene la última palabra, sino la vida; pues si Dios tiene el poder para llamar de la nada a todo lo que existe, tiene también poder para resucitar, para la vida eterna junto a Él, a quienes le vivamos fieles. No causemos mal a los demás; no los persigamos, no les hagamos la guerra, no los asesinemos si no queremos, al final enfrentar el juicio de Dios, como hoy nos lo hace saber su Palabra por medio del hijo menor de aquella mujer que vio morir a sus siete hijos, en un sólo día, por ser fieles a la Ley Santa de Dios. 
  
Sal. 17 (16). Muchos males tiene que soportar el justo; pues así como el oro es acrisolado en el fuego, así el justo lo es en el sufrimiento. De esta manera entendemos aquellas palabras de Cristo: era necesario que el Hijo del Hombre padeciera todo esto, para entrar, así, en su Gloria. La Escritura nos dice: Hijo mío, si quieres seguir al Señor, prepárate para el sacrificio. Si hemos puesto nuestra vida en manos de Dios, dejemos que Él nos vaya formando hasta lograr la perfección, llegando a ser conforme a la imagen de su propio Hijo. Dejemos que vaya haciendo su voluntad, su obra en nosotros, en la misma forma en que el alfarero realiza su voluntad en la hechura de su alfarería. Y si para llegar a ser perfectos hemos de ser templados en el fuego, en el dolor, en la prueba de amor hasta el extremo, mantengámonos firmes en los caminos de Dios para que contemplemos su Rostro; y, aun cuando tengamos que pasar por el sueño de la muerte, el Señor nos despertará para saciarnos eternamente de su vista. 
  
Lc. 19, 11-28. Jesús va al frente de sus discípulos. Se encamina hacia Jerusalén donde será nombrado Rey por su Padre Dios. No serán tanto las aclamaciones que recibirá en su entrada gloriosa a Jerusalén entre Vivas y Hosannas; no será tanto aquel escarnio inferida por los soldados cuando lo hagan rey de burla; no será tanto aquel letrero que se mandará poner en lo alto de la cruz y en que estará escrito: Jesús Nazareno, Rey de los Judíos. Será aquella Glorificación que le dé el Padre Dios por su filial obediencia. Y esto mismo es lo que el Señor espera de quienes vamos tras sus huellas. Él nos confió el anuncio del Evangelio que, como una buena semilla que se siembra en el campo, ha de producir más y más fruto, hasta que la salvación llegue hasta el último rincón de la tierra. No pudimos haber recibido la salvación sólo para disfrutarla de un modo particularista e intimista. No podemos envolverla en el pañuelo de nuestra propia piel; la luz que el Señor nos dio no puede esconderse cobardemente debajo de una olla de barro. El Señor nos quiere apóstoles que, con la valentía que nos viene de su Espíritu Santo en nosotros, trabajemos esforzadamente para que su Reino llegue a nosotros con toda su fuerza. Aquel que no lo haga se estará comparando a aquellos hombres que rechazaron al Señor y no lo quisieron como Rey en su vida, y sufrirá la misma suerte de rechazo dada a ellos. 
  
En esta Eucaristía el Señor nos entrega su Palabra, su Vida que nos salva, y la comunión fraterna en el amor. Este gran tesoro ciertamente debe ser aprovechado primeramente por cada uno de nosotros. Nosotros debemos ser los primeros beneficiados por el Señor, y su presencia en nosotros ha de ser una presencia transformante, transfigurante, de tal modo que, día a día, vayamos no sólo siendo iluminados por la Luz del Señor, sino que nos convirtamos en luz que alumbre el camino de quienes nos rodean. No podemos dejar que el Señor encienda su Luz en nosotros para después desligarnos de Él. Su presencia en nosotros ha de ser continua, unidos a Él mediante la oración y la escucha fiel de su Palabra, pues la salvación no es obra del hombre, sino de Dios en el hombre. Por eso la Eucaristía, nuestro punto más alto de encuentro con Dios en esta vida, debe tener en nosotros la máxima importancia, y debe realizarse con un auténtico amor que nos lleve a ser verdaderos discípulos suyos hasta que su Iglesia llegue a ser transformada, por Él, en una imagen perfecta de su Hijo amado, en la historia. 
  
Pero el tesoro de la Palabra de Dios, de su Vida que nos salva, y de la comunión fraterna que nos une como hijos de Dios, no puede quedarse encerrada en nosotros de un modo cobarde. Dios confió a su Iglesia la salvación para que la haga llegar a toda la humanidad. A cada uno corresponde, en el ambiente en que se desarrolle su vida, dar testimonio del Señor para conducir a sus hermanos hacia un verdadero encuentro con Él y lograr, así, un compromiso personal con Dios. No podemos buscar al Señor para que nos ilumine con su presencia, y después dedicarnos a ser tinieblas para los demás con actitudes contrarias a nuestra fe y al amor, que ha de manifestarse con las buenas obras, dando razón de nuestra esperanza. Vivamos con autenticidad nuestro compromiso con el Señor, aun cuando por ello tengamos que sufrir burlas, persecución o muerte. Tengamos firme nuestra esperanza en que el Señor, por serle fieles y dar testimonio de Él proclamando su amor a todos, al final nos resucitará para que contemplemos su Rostro, y para que seamos coherederos, junto con su Hijo, de la Gloria que ha reservado a los suyos. 
  
Roguémosle a nuestro Dios y Padre que nos conceda, por intercesión de la Santísima Virgen María, nuestra Madre, la gracia de vivir nuestra fidelidad a Cristo, trabajando constantemente para que su Reino esté en nosotros y, por medio de su Iglesia, lo haga llegar a la humanidad de todos los tiempos y lugares. Amén. 

Homilia  catolica.